No se aprovechó bien la bonanza, pero hubo estabilidad en 11 años

Analistas apuntan a la falta de diversificación en la oferta exportable y de mayor inversión extranjera como temas pendientes. Se destaca la infraestructura vial.

Manuel Filomeno / La Paz

En 11 años de gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS)  se logró apuntalar  el crecimiento y la estabilidad macroeconómica  gracias a un contexto internacional favorable, sin embargo, no se cumplió la promesa de diversificar la oferta productiva del país y no se  aprovechó mejor la bonanza,  señalan cinco expertos.

Entre las debilidades se observa la falta de mayor  inversión extranjera, un aumento en el gasto público corriente y ausencia  de institucionalidad.

Desde 2006 hasta la fecha, el crecimiento del producto interno bruto (PIB) del país  se mantuvo en un promedio del 5%, con picos en los años 2008 y 2013, en los cuales se alcanzó el 6,15% y 6,80%, respectivamente. El  punto más bajo se registró en 2009, con una tasa de 3,36%.

Por otra parte, la inflación  presentó su pico más alto   11,9% en 2008 y  0,3% en 2009. En general hubo estabilidad de precios.

Para Juan Antonio Morales, analista económico y expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB), la economía se benefició  hasta mediados del año 2014 de un extraordinario contexto internacional, con altos precios para las exportaciones, lo que impulsó un crecimiento sostenido del PIB, sin embargo, se falló al no diversificar la economía para minimizar la dependencia de las materias primas.

“Esa dependencia ha aumentado la vulnerabilidad de la economía. La dependencia no se explica solamente por factores externos como los altos precios, sino también por la política de tipo de cambio fijo, así como  por  las inconsistencias entre la política cambiaria y las políticas fiscal y salarial”, apuntó.

Armando Álvarez, analista económico, señala que una de las  debilidades del Gobierno en materia económica fue  no haber aprovechado mejor  la bonanza para desarrollar el sector productivo y diversificar la oferta exportable y los mercados. Los ingresos dependen principalmente de minería y gas.

Ingresos del auge a la caída

En 2006,  los recursos  del impuesto directo a los hidrocarburos (IDH) y regalías alcanzaban a   8.490 millones de bolivianos. El pico más alto se registró en 2014: 24.501 millones de bolivianos.

Para este  año  se programaron  8.953 millones de bolivianos.

En este periodo se pasó  de un promedio de 3,5 dólares el millón de BTU (unidad térmica británica)  a nueve dólares por las exportaciones de gas a Brasil y hasta 11,2 dólares hacia Argentina en 2012. En el último año, los precios volvieron a bajar hasta 3,4 dólares el millón de BTU.

Beatriz Muriel, investigadora del Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (INESAD), opina que la caída de los precios internacionales provocó un déficit en las cuentas externas y fiscales, lo que ha generado un mayor endeudamiento externo.

“La perspectiva es que los precios no volverán a sus niveles   anteriores. Una alternativa es el endeudamiento, que ya está aumentando tanto a nivel multilateral, bilateral como interno”, apuntó.

Para este año el Gobierno prevé un déficit fiscal de 7,8, el mayor de la última década.

La deuda externa se incrementó de 3.248 millones de dólares en 2006 a 6.870,5 millones de dólares (datos a octubre 2016).

Las Reservas Internacionales Netas (RIN) crecieron  de 3.178 millones de dólares en 2006 a un tope de 15.123 millones en 2014.  En 2016  bajaron  a 10.081 millones.

Por otra parte,  las exportaciones del país alcanzaron un máximo en 2014, al llegar a  13.027 millones de dólares, para luego desplomarse a 6.652 millones hasta noviembre de 2016.

El expresidente del BCB  Armando Méndez sostiene que la principal fortaleza fue que el primer año de Gobierno se hizo un manejo muy prudente del gasto fiscal, lo que permitió que en los siguientes años  se dinamice la economía nacional  y permitió ahorrar recursos para  sortear con  éxito la época de   caída de los precios de las materias durante  2015 y 2016.

Sin embargo, reconoce que una de las principales debilidades que ha mostrado la gestión  del MAS en  11 años ha sido la falta de un Estado de Derecho que ofrezca garantías a inversionistas extranjeros.

“El Gobierno  no ha logrado cimentar un Estado de Derecho que dé plenas garantías a la inversión extranjera directa, en todos los campos”, precisó.

El investigador del INESAD  Osvaldo Nina opina que la principal debilidad mostrada por el Gobierno en estos años  ha sido la falta de institucionalidad.

Esto  ha generado una situación de poca credibilidad y  un debilitamiento de instituciones como el BCB, que realizan tareas que no les corresponden, como la otorgación de créditos.

El senador opositor Óscar Ortiz  señaló que luego de 11 años  el país está camino a la crisis económica. En este periodo creció la deuda pública, gasto corriente y ahora bajaron las RIN, ingresos del gas y hay déficit fiscal.

Armando Méndez

imagen

“Bolivia experimentó un retornó a la economía de mercado estatal, la cual fue predominante desde la revolución de 1952 hasta la promulgación del Decreto Supremo 21060, en 1985”.

Juan Antonio Morales

imagen

“El país está con mejores carreteras  que antes de 2006. Se manejó con cierta prudencia los ingresos fiscales. Pero no se logró diversificar la economía, esa es la sombra”.

Beatriz Muriel

imagen

“Hay una  falta de  dinamismo de la inversión extranjera   y mantener   un tipo de cambio fijo  está llevando a repercusiones negativas por la pérdida de competitividad”.

Armando Álvarez

imagen

 “Actualmente se hace el esfuerzo de diversificar la oferta exportable, sin embargo, esto podría tomar mucho tiempo, por lo que la perspectiva es crecimiento, pero a tasas menores”.

Osvaldo Nina

imagen

“En términos macroeconómicos, estos 11 años fueron positivos. Por otro lado, el desarrollo de los caminos ha supuesto una mejora, ya que ha integrado a zonas aisladas a los  mercados”.

Facebook

Twitter

LinkedId