Ex Ministro de Finanzas de Bolivia dice que los días de «Bonanza» Económica en América Latina han terminado

En los últimos años, el público ha escuchado principalmente sobre crisis políticas de alto perfil en América Latina: una serie de escándalos de corrupción y renuncias en Brasil, el dramático destino del ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, después de que su sucesor, Lenin Moreno, llegó al poder, y el Crisis política interna en Venezuela.

© AP Photo/ Leonardo Fernandez

Hemos hablado sobre la situación en América Latina con el Excmo. Jemio Luis Carlos, economista, investigador principal del INESAD, ex Ministro de Finanzas de Bolivia y economista principal del Banco de Desarrollo de América Latina.

Sputnik: ¿Podemos llamar a esto una tendencia continental común? ¿Hay alguna razón general para esta imagen política en América Latina?

Luis Carlos Jemio: Hay algunos aspectos comunes a todos los países latinoamericanos que explican la crisis política observada recientemente, pero también hay particularidades muy específicas para cada país. Entre los aspectos comunes, podemos mencionar la desaceleración económica que ha ocurrido en los últimos años, los escándalos de corrupción, la existencia de regímenes autoritarios y las crecientes desigualdades.

Durante la década de 2000, muchos países latinoamericanos disfrutaron de un período de bonanza económica, debido a los altos precios de los productos exportados por la región (energía, minerales y alimentos). Esto provocó un período prolongado de alto crecimiento económico y grandes exportaciones e ingresos fiscales. Los gobiernos de la región, independientemente de su orientación política, disfrutaron de una gran disponibilidad de recursos fiscales, utilizados para aumentar la inversión pública.

Durante este período, las economías de América Latina mostraron mayores tasas de crecimiento, menor desempleo y pobreza, lo que provocó la aparición de un gran segmento nuevo de clase media. A partir de 2015, sin embargo, la bonanza de los productos básicos parece haber terminado, y los gobiernos de la región tuvieron que ajustar sus economías a condiciones nuevas y menos favorables.

La gente siente los efectos de la crisis y está presionando a los gobiernos para que mantengan el crecimiento económico con políticas económicas expansivas. Esto se ha convertido en un objetivo difícil de alcanzar, dado el nuevo escenario económico. Por lo tanto, los gobiernos se han vuelto cada vez más impopulares, como Macri en Argentina, Bolsonaro en Brasil y Moreno en Ecuador.

Además de esto, la corrupción es otro factor que ha afectado en gran medida la popularidad de los gobiernos. Los gobiernos que estuvieron en el poder durante los años de bonanza, gozaron de popularidad y fueron reelegidos repetidamente en elecciones continuas.

Sin embargo, la gran disponibilidad de recursos fiscales y la permanencia en el poder de estos gobiernos durante períodos prolongados fueron acompañados por notorios escándalos de corrupción, siendo los más notables los sobornos pagados por la empresa brasileña de infraestructura Odebrecht a funcionarios gubernamentales y políticos de alto rango en Brasil, Argentina, Perú, Colombia y Ecuador. Este factor también ha aumentado la desconfianza de la gente en los políticos y los gobiernos.

Sputnik: Bolivia se considera el territorio más aislado de América del Sur debido a su ubicación geográfica única. Sin embargo, ¿podemos decir que las tendencias políticas y económicas de América Latina influyeron en Bolivia en los últimos años, teniendo en cuenta la reciente renuncia del presidente boliviano Evo Morales?

Luis Carlos Jemio: Bolivia se encuentra en el corazón de América del Sur y tiene fronteras comunes con 5 países: Brasil, Paraguay, Argentina, Chile y Perú. Debido a las reformas llevadas a cabo durante la década de 1990, Bolivia descubrió grandes reservas de gas natural y comenzó a exportarlo a Brasil y Argentina. Bolivia se convirtió en uno de los principales productores de este hidrocarburo en la región, con el potencial de convertirse en un centro energético en América del Sur.

Sin embargo, las políticas implementadas después de 2006 desalientan enormemente la inversión privada en este sector, y no se hicieron nuevos descubrimientos de reservas de gas natural. Por lo tanto, Bolivia ha reducido en gran medida su potencial para convertirse en un jugador importante en el sector energético de la región.

Con la renuncia de Evo Morales, el país necesita crear las condiciones para atraer grandes cantidades de inversión privada a este sector y a otros sectores exportadores de la economía. Sin embargo, pueden pasar varios años antes de que podamos recuperar la confianza de los posibles inversores en el país y hacer que decidan invertir nuevamente.

Sputnik: ¿Podría compartir su pronóstico sobre cómo se desarrollará la situación política en Bolivia en el futuro cercano? ¿Qué se debe hacer para superar la crisis económica?

Luis Carlos Jemio: Después de disfrutar de un largo período de bonanza económica, la economía boliviana se enfrenta a una disponibilidad de recursos mucho menor en el período posterior a la bonanza (2015-2019). Como resultado, la economía ha desarrollado grandes déficits externos y fiscales.

Además de esto, las reservas en los sectores de minería e hidrocarburos están cayendo muy rápidamente debido a la falta de nuevas inversiones, y por lo tanto la economía está perdiendo el potencial de exportación en dos sectores que fueron primordiales durante la bonanza de exportación pasada. Por lo tanto, el nuevo gobierno tendrá que lidiar con una situación económica mucho menos favorable. Se necesita un ajuste fiscal significativo para detener el rápido drenaje de las reservas internacionales del Banco Central. El ajuste es siempre una política muy impopular y tiene un gran costo político.

Sputnik: ¿Podemos decir que los países latinoamericanos se están alejando gradualmente de la tendencia izquierdista? Si es así, ¿cuáles son las razones?

Luis Carlos Jemio: Los gobiernos de la región han cambiado entre ideologías de izquierda y derecha. Por lo tanto, no hay un patrón definido. No podemos decir que los gobiernos definitivamente se están moviendo hacia la izquierda o hacia la derecha del espectro político. Argentina, por ejemplo, volverá a tener un gobierno de izquierda con Fernández, después de tener a Macri, que es un presidente de derecha. Lo mismo con Brasil, donde está Bolsonaro, que es un presidente de derecha, después de tener a Lula y Dilma Russeff, que fueron presidentes de izquierda.

Potencialmente, Lula podría ser elegido presidente en las próximas elecciones. Chile, que tiene un presidente de derecha en este momento, anteriormente tenía a Michele Bachelet, quien era una presidenta socialista. Los gobiernos en la mayoría de los países se han movido de izquierda a derecha y viceversa. Yo mismo considero que este patrón es muy positivo para los sistemas políticos de estos países y sus democracias.

Sin embargo, hay excepciones, como Venezuela, Nicaragua y Cuba (Bolivia estaba en camino de formar parte de este grupo), donde hay gobiernos que quieren permanecer en el poder para siempre, utilizando cualquier medio, legal o ilegal, y se han convertido en la práctica verdaderas dictaduras. Por lo tanto, el tema principal de la lucha política latinoamericana en la actualidad no se refiere a la elección de gobiernos de izquierda o de derecha, sino a la alternativa de tener una democracia o una dictadura autoritaria.

Hace una década, los países latinoamericanos deleitaron al mundo con una tasa de crecimiento económico sin precedentes, convirtiéndose en socios comerciales y económicos codiciados para el resto del mundo. Sin embargo, los expertos coinciden en que el modelo anterior de crecimiento económico se ha agotado. ¿Cómo será el nuevo modelo económico de América Latina? ¿Cómo será construido?

Luis Carlos Jemio: Como se discutió en la pregunta uno, los países latinoamericanos disfrutaron de un largo período de bonanza económica, basado en los altos precios de las exportaciones de productos básicos, impulsados ​​por tasas de crecimiento muy altas de la economía china. En los últimos años, el crecimiento de la economía mundial se ha desacelerado, en parte debido a la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Esto ha provocado una caída en los precios de los productos básicos, lo que ha afectado el desempeño de las economías latinoamericanas. La bonanza de los productos básicos ha beneficiado a las economías de la región, que mostraron una gran dinámica mientras duró la bonanza. Sin embargo, la bonanza también ha hecho que las economías latinoamericanas sean mucho más dependientes de las exportaciones de productos básicos y ha reducido el peso de los productos manufacturados en las exportaciones totales. Durante el período posterior a la bonanza, los precios más bajos han resultado en un crecimiento económico más lento, mayor desempleo y grandes déficits.

Un nuevo modelo económico para América Latina debería buscar una mayor integración económica dentro de las economías regionales, pero también con otras regiones del mundo. Los encargados de formular políticas deberían tratar de implementar políticas destinadas a diversificar las economías, a fin de reducir su dependencia de los productos básicos de bajo valor agregado.

Sputnik: ¿Qué medidas pueden tomar los países de América Latina para superar la crisis de desconfianza que se ha desarrollado en los últimos años?

Luis Carlos Jemio: Creo que la bonanza económica vivida en América Latina durante la última década y media, ha ayudado a una gran parte de la población a mejorar sus niveles de vida. Muchas personas en la región han abandonado la pobreza y han logrado alcanzar niveles de vida más altos, en términos de acceso a las necesidades básicas de satisfacción, vivienda, salud y servicios de educación, y otros bienes y servicios.

Con la desaceleración de la economía debido al final del superciclo de los productos básicos, muchas de estas familias ven que esas ganancias podrían revertirse y presionan a los gobiernos para que mantengan el crecimiento económico. Sin embargo, esta opción se está volviendo cada vez más difícil para los gobiernos, dada la escasez de ingresos públicos.

Los expertos dicen cada vez más que en América Latina se acercan meses de cambio con respecto a las entradas de inversiones. ¿Cuál es su pronóstico con respecto a las inversiones en América Latina? ¿Quién invertirá y qué área verá la mayor inversión?

Jemio Luis Carlos: América Latina tiene mucho potencial para aumentar y diversificar sus exportaciones en el futuro. Para materializar este potencial, los países latinoamericanos necesitan diversificar sus economías para reducir su dependencia de las exportaciones de productos básicos de bajo valor agregado. Para este propósito, deben buscar una mayor integración con todas las regiones económicas, incluidos los EE. UU., La UE, Asia-Pacífico, etc.

Además de esto, la región debe crear las condiciones para mejorar sus climas de inversión, a fin de atraer mayores flujos de inversión extranjera, así como la inversión privada nacional. Un mejor clima de inversión debe garantizar la seguridad judicial, la estabilidad de las reglas del juego a los inversores privados, en áreas relacionadas con el trabajo, los impuestos y los marcos regulatorios.

Los gobiernos deberían invertir en áreas relacionadas con la provisión de infraestructura y servicios básicos, como educación, salud, etc., y garantizar el acceso a esos servicios a todos los segmentos de la población.

Traducción: News Front – Noticias de frente

Te puede interesar

(Español) No existen condiciones para modificar el tipo de cambio

Sorry, this entry is only available in European Spanish.

Facebook

Twitter

LinkedId