GASTO DE BOLSILLO EN SALUD Y ASEGURAMIENTO PÚBLICO DE LA SALUD EN BOLIVIA

CARTA INFORMATIVA No. 7

GASTO DE BOLSILLO EN SALUD Y ASEGURAMIENTO PÚBLICO DE LA SALUD EN BOLIVIA

Por: Rory Narváez

Presiona en la imagen para descargar la Carta Informativa en PDF.

Resumen:

Apreciado, apreciada compatriota:

La presente carta informativa pretende brindar información sobre el gasto de bolsillo en la salud y el aseguramiento público de la salud en el país. El gasto de bolsillo –es decir, el pago por utilizar servicios de salud–  tiene efectos perniciosos sobre la pobreza y la desigualdad; por lo que se hace fundamental avanzar en el acceso a los servicios de salud. Este acceso puede garantizarse a través del aseguramiento público, sobretodo en economías altamente informales como la boliviana, donde la cobertura del seguro de salud a los trabajadores y sus familias es escasa.

El país cuenta con varios años de experiencia en el diseño y la implementación de programas de aseguramiento público en salud para grupos vulnerables, principalmente para el binomio madre-niño y para el adulto mayor. Estos seguros públicos han cumplido su objetivo de proteger a las poblaciones más vulnerables, pero han excluido a importantes segmentos de la población como los niños en edad escolar, los adolescentes y los trabajadores informales -cuyas condiciones contractuales les impiden afiliarse a la seguridad social debido a que están fuera de la Ley del General del Trabajo-.

La dotación de un seguro universal depende del espacio fiscal de un país, entendido este concepto como los recursos públicos adicionales necesarios para alcanzar esta meta de desarrollo, sin comprometer la estabilidad económica y fiscal, y con fuentes principales asentadas en la repriorización del gasto presupuestario, la recaudación impositiva y la eficiencia en el gasto público. En 2018, durante la etapa previa al inicio de la implementación del Sistema Único de Salud, muchas voces provenientes del Colegio Médico Nacional y sus afiliados, así como algunos ex ministros de salud y salubristas de renombre, calificaron el presupuesto de la salud como insuficiente. De hecho, el Colegio Médico de Bolivia pidió al poder ejecutivo que se subiera el presupuesto para la salud -con relación al PIB- del 6,5 al 10 por ciento.

Lamentablemente, el Seguro Universal de Salud (SUS) en Bolivia, creado por la Ley 1152 en 2019, modificatoria de las leyes 475 y 1069 “Hacia el sistema único de salud, universal y gratuito” (que establece la ampliación de la cobertura a la población no cubierta por la seguridad social de corto plazo), no fue concebido por los principios del espacio fiscal.

El diseño y la implementación del SUS requiere de elementos técnicos que justifiquen la carga fiscal que representará. La solución ante la falta de recursos debe conducir a la universalidad de los servicios de salud de manera gradual; por ejemplo, puede implementarse un seguro escolar, dados los riesgos que viven los niños y adolescentes sobre todo ahora, en la era post COVID-19. Luego, paulatinamente, se debe ir avanzando hacia la cobertura universal.

A seguir explico en mayor detalle la problemática del gasto de bolsillo y el aseguramiento para la salud.

Recibe un cordial saludo.

Te puede interesar

Podcast No. 7 – Gasto de bolsillo en salud y aseguramiento público de la salud en Bolivia (Nárvaez)

Facebook

Twitter

LinkedId