La creación del empleo formal es cara y se estanca en el país

Por: Cándido Tancara Castillo 

Análisis:

Señala que en 2006 el empleo protegido representaba el 19,5% del total de los trabajadores y en 2017 cayó a 16,8%. Indica que el tiempo de bonanza no sirvió para disminuir el desempleo.

El empleo protegido es pretendido por todo trabajador. Foto: Freddy Barragán / Página Siete

La creación del empleo formal se ha estancado en el país y la tendencia es a la baja en los últimos 12 años, de acuerdo con un estudio de la empresa privada. En 2006, el empleo protegido representaba el 19,% del total de los trabajadores y en 2017 cayó a 16,8%.

En el mismo periodo, de acuerdo con datos históricos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y del Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (Inesad), el empleo informal creció de 68,8% en 2006 a 71,3% en 2017, según un estudio realizado por la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB).

El sector público, que incluye al Gobierno, las gobernaciones y las alcaldías se mantuvo en un promedio de 11,5%, con algunas subidas en 2013, cuando trepó a 14,3%. El estudio de la empresa privada muestra que la micro y pequeña empresa generan empleo desprotegido pero de manera sostenida. Sin embargo, la empresa mediana y grande son las que generan empleo formal, pero en el último tiempo se ha mantenido, no ha subido sus planillas; en el caso del Estado se mantuvo constante.

No sirvió la bonanza

El estudio señala que el periodo de bonanza no sirvió para la creación del empleo protegido en el país. Considera que en este periodo –entre 2007 y 2014– debió bajar el desempleo, contrariamente se presenta un escenario de precarización del empleo, pues la desocupación bajó a un 3,5% en 2014 y volvió a subir a 4,9% en 2017.

Menciona que dentro de la tasa de desempleo hay dos sectores vulnerables que son la población femenina y la juvenil, que comprende entre 15 y 29 años, que está por el 8,5% y 9%, respectivamente. Indica que de nada sirve tener un crecimiento anual de la economía del 4,7 en 2018, 4,2% en 2017 y  4,3% en 2016 porque no generó empleo protegido en el país; el nuevo empleo surge en la informalidad y se naturaliza. Menciona que en la medida que los costos de trabajo formal se incrementan, muchas empresas prefieren no incrementar su planilla de trabajadores.

El estudio también señala que si bien el empleo no es una mercancía, los economistas lo analizan en función del mercado. Quienes demandan empleo son las empresas y quienes ofertan su fuerza laboral son los ciudadanos. En la medida que se encarece el empleo, con salarios en ascenso, sube el empleo formal y la demanda disminuye. La creación del empleo formal, explica, funciona como un mercado, pese a que el trabajo es un derecho, pero en los hechos funciona como un mercado.

Ventajas del trabajo formal

Aunque se escucha por ahí que los trabajadores supuestamente prefieren el empleo informal porque ganan más, en la negociación con sus empleadores, el estudio de la CEPB demuestra con datos que los trabajadores protegidos ganan más, además del aguinaldo, prima, bono de productividad y doble aguinaldo, dependiendo de los casos.

Señala que la remuneración en promedio y en bolivianos para el sector informal es de 2.751 bolivianos y en el grupo protegido es de 3.779. Lo importante es que la remuneración mensual en lo formal es mayor a la informalidad, que sólo recibe 12 sueldos si antes no termina el contrato.

El empleo y la producción

El documento de los empresarios privados menciona que solo la producción garantiza la creación de nuevos empleos. Entonces, continúa, la informalidad en el país se mantuvo alta, 59,5%, y para efectos prácticos de cada diez trabajadores seis son informales; los cuatro formales son del sector privado y estatal.

Ello muestra un problema creciente y sostenido en la economía respecto a la calidad del empleo y no cambia. Los años de bonanza no sirvieron para la formalización del empleo. Considera que no se han creado nuevas empresas productivas.

La Fundación para el Desarrollo Empresarial (Fundempresa) reportó en abril de 2019 que la base empresarial del país creció en 2.792 firmas activas entre enero y febrero de este año, es decir de 315.868 que había al cierre de 2018, a 318.660 al finalizar el primer bimestre de 2019.

La CEPB menciona que ahora lo que se ven son edificios en las ciudades, carreteras, coliseos, canchas de fútbol, pero no hay nuevas industrias productivas. Señala que el registro de Fundempresa muestra el registro personal, de un trabajador formal que pierde su empleo, pues de inmediato obtiene su NIT o Número de Identifican Tributaria  para trabajar como consultor. Lo mismo pasa con otros profesionales y otros trabajadores que necesitan articularse con proveedores formales, obtienen NIT y aparecen como empresas. En realidad no son empresas productivas, son empresas unipersonales.

El Gobierno dice que los empresarios ganaron mucho dinero, pero la CEPB responde que no son todos, pues si se quita a los principales y grandes contribuyentes (pricos y gracos), que no son muchas, el resto de las empresas no tienen capacidad para asumir costos laborales.

Negociación salarial para el 13%

El estudio de la CEPB también menciona que la negociación salarial que cada año se realiza antes del 1 de mayo entre la dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB), afín al Gobierno, con autoridades del Ejecutivo es para el 13% de los trabajadores formales del país. “Esta negociación es para una minoría de los trabajadores y el 1 de mayo, que es feriado, la mayoría de las personas continúan trabajando. Desde el punto de vista del Estado eso no es aceptable, porque se debería velar por todos los trabajadores del país. Se debería generar mayores condiciones para crear más empleo”, añade.

También indica que el incremento del 3% al salario mínimo nacional, fijado por el Gobierno para el 2019, en los hechos significa 3,8% para el empleador porque se expresa en el bono de antigüedad de los trabajadores, sin contar otros incrementos.

El estudio concluye que todo lo es  política salarial no puede estar aislada de algo más general que tiene que ver con el empleo y la calidad del mismo, pues el salario importa, pero al final del día lo que importa es el empleo protegido que genera salario. Señala que para que exista empleo deben haber equilibrios entre las posibilidades del empleador y las necesidades del trabajador y su productividad. Este último es importante para los empresarios para generar empleo protegido.

Viceministro Rodas: Construcción y transportes absorben desempleo

El viceministro de Empleo, Servicio Civil y Cooperativas, Emilio Rodas, dijo a Inversión que en los últimos años la construcción y transportes absorbieron el desempleo de manera “exponencial”, de igual manera el comercio y servicios. Dijo que se prepara información oficial sobre el particular, pero insistió que son sectores que diversifican la actividad económica  sin tomar en cuenta la generación del autoempleo.

Los transportistas trabajan todos los días y en horarios establecidos, en el área de la economía informal, pero desarrollan una actividad continua y sostenida que les permite obtener remuneración regular.

Manifestó que el sector privado siempre “consiguió sus ganancias de la explotación de la mano de obra”, sin embargo, prosiguió, “no innova, no crea ni invierte en el mejoramiento de las condiciones productivas que lo haga más competitiva”.

También mencionó que los empresarios del país tuvieron 20 años anteriores al actual gobierno, tiempo en el que tampoco lograron crecimiento, competitividad ni crearon empleos protegidos como  exigen.

Rodas afirmó que la pequeña empresa debe avanzar hacia la cobertura social pese a que hay mucha movilidad de recursos humanos, pues lo que hasta ahora se presenta es que una persona ingresa a atrabajar a este sector, aprende el oficio y se va para crear su propio emprendimiento.

Afirmó que en la empresa grande, pequeña y chica no están establecidas los procesos productivos para garantizar que el producto producido sea idéntico. Esta ausencia, dijo, “está afectando a los tres sectores y, por tanto, tenemos que trabajar en la construcción de procesos productivos estables, continuos que garanticen  productos competitivos”. Dijo que esta acción debe ir acompañada del seguro a corto plazo.

Punto de vista
Rodolfo Eróstegui  Experto en temas laborales:

 “Se contratan más peones”

El empleo es producto de la actividad económica del país, nadie puede ocultar que en los últimos años hubo actividad económica muy importante por los precios altos de los hidrocarburos y de los minerales, y de todos estos productos de extracción primaria que tenemos. Pero el dinamismo ha estado centrado en términos de empleo en el sector minero, donde las cooperativas mineras son intensivas en mano de obra y empezaron  a captar mucho empleo, no contratan porque son cooperativas; el otro sector muy dinámico es la construcción y la característica es que contratan mano de obra no calificada, es decir se demanda peones en la minería y en la construcción.

La ministra de Planificación del Desarrollo (Mariana Prado) dijo que movilizó 346 millones de dólares para el plan general del empleo y con ese dinero se han creado 86.000 empleos; si dividimos ese monto por cada puesto de trabajo creado, cada uno costó 4.000 dólares o un poco más; después se erogó 40 millones de dólares en el programa de inserción laboral en la Bolsa de Trabajo, en el banco de datos de la demanda de mano de obra; simplemente las coordina y se intermediaron 6.000 empleos.

Estos 40 millones de dólares entre 6.000 da una cifra extravagante y cada empleo cuesta 4.000 dólares en intermediación, es decir más dinero se está quedando en los ministerios respectivos, en el pago de sueldos que estarían intermediando para los trabajadores.

Otro sector muy grande empleador es el comercio al detalle o comercio callejero, que normalmente está conocido como sector informal; los empresarios privados no deben estar en la posición de querer incentivar ese comercio al detalle porque fundamentalmente ese comercio al detalle vende dulces de Chile, Argentina, de China… no están vendiendo dulces producidos en el país, menos ropa y otros objetos.

Todo esto afectada a la empresa privada que no puede competir con la venta callejera porque las tiendas extienden facturas y contratan personal bajo las normas del país.

Te puede interesar

Elecciones: iniciativa valiosa

Por: Hernán Zeballos INESAD y la Fundación Konrad Adenauer han tenido la iniciativa valiosa de …

Facebook

Twitter

LinkedId