FMI: caída del 2,9% de la economía es el peor escenario desde hace 90 años

El organismo internacional señala que el confinamiento se convirtió en la peor recesión desde la Gran Depresión, registrado en 1929, lo que deja atrás a la crisis financiera mundial de 2008.

FOTO: Uno de los mercados paceños (Archivo).

Lidia Mamani / Página Siete Digital

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una caída del 2,9% de la economía de Bolivia y de -5,2% para América Latina, contracción que se da en el “peor” escenario desde la Gran Depresión de 1929, ocasionado por la pandemia del coronavirus. Pronostica también que entre los países más golpeados estarán Argentina con -5,7% y Brasil con -5,3%, principales mercados del gas boliviano.

“La magnitud y la rapidez de la paralización de la actividad ha sido algo que nunca hemos experimentado en nuestras vidas (…) Muchos países ahora se enfrentan a crisis múltiples: una crisis sanitaria, otra financiera y un derrumbe de los precios de las materias primas, que interactúan de complejas maneras (..).  Así, el gran confinamiento se convierte en la peor recesión desde la Gran Depresión (1929), dejando muy atrás a la crisis financiera mundial (de 2008)”, advirtió este martes la economista jefe del FMI, Gita Gopinath, en su conferencia en Washington.

En su publicación denominada “El Gran Confinamiento: la peor desaceleración económica desde la Gran Depresión”, complementa que a medida que los países han ido implementando las cuarentenas y prácticas de distanciamiento social, para contener el virus, el mundo entró en un gran confinamiento.

En el caso de Bolivia, el organismo internacional, en su reciente informe sobre las Perspectivas de la Economía Mundial (WEO), que se presentó este martes, señala que el Covid-19 ocasionará un segundo golpe consecutivo en su estabilidad económica, luego del panorama convulsionado que vivió en 2019 por los conflictos sociales, por lo que para este año se calcula una contracción del 2,9% en su PIB.

También identifica que entre los más golpeados estarán Ecuador con -6,3%; Argentina, -5,7% y  Brasil  con -5,3%, éstos últimos dos los principales mercados del gas boliviano.

No obstante, el FMI apunta que la recuperación en el próximo año dependerá que la pandemia se disipe en el segundo semestre de este año y que las medidas de contención hagan que se repliegue gradualmente y se proyecta que en 2021 haya un crecimiento del 3,4% en la economía de la región de América Latina. En el caso de Bolivia registre un crecimiento de 2,9%.

“La prioridad inmediata es contener las secuelas del brote de Covid, sobre todo incrementando el gasto sanitario a fin de reforzar la capacidad y los recursos del sector de la salud, mientras se adoptan medidas para reducir el contagio. Además, las políticas económicas tendrán que amortiguar el impacto que la disminución de la actividad tendrá en las personas, las empresas y el sistema financiero, y  garantizar que la recuperación económica pueda empezar rápidamente una vez que se disipe la pandemia”, señaló a nivel general el organismo internacional.

Menciona que dado que las secuelas económicas obedecen a “shocks”, particularmente agudos en determinados sectores, las autoridades tendrán que implementar importantes medidas focalizadas en los ámbitos fiscal, monetario y financiero, para respaldar a los hogares y las empresas afectadas.

Estas medidas ayudarán a preservar las relaciones económicas durante la paralización y son esenciales para permitir que la actividad se normalice gradualmente, una vez que se disipe la pandemia y que se levanten las medidas de contención, indica en su informe oficial.

El fin de semana, el Banco Mundial pronosticó que la economía boliviana se contraerá en 3,4%, debido a los shocks de oferta y demanda, ocasionados por el coronavirus. La tasa que se calculó es la peor en los últimos 34 años de la expansión del país.

Las repercusiones

Al respecto, la directora del Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo (Inesad), Beatriz Muriel, evaluó que el coronavirus, que está llevando a una crisis económica en América Latina y el mundo, afectará fuertemente el comercio internacional con una reducción, tanto de las exportaciones como de las importaciones.

“En el caso particular de las exportaciones de gas natural a Argentina y Brasil, en esta coyuntura se agudizará la caída de las exportaciones, que ya venía registrando desde 2015, cuando se comenzó a sentir la caída de los precios del petróleo y que actualmente bajó sustancialmente en los últimos meses”, explicó la experta.

Aunque también recordó que, el país ya venía enfrentando un problema estructural en el sector de hidrocarburos desde hace varios años, por la falta de nuevos descubrimientos en hidrocarburos, la sobreexplotación y la disminución de reservas.

“Por este motivo, la caída de la producción continuará en los siguientes años y, desde mi perspectiva, estos problemas estructurales serán más importantes que la crisis del coronavirus. De hecho, la demanda de gas natural de los países socios puede ser poco afectada; incluso tomando en cuenta la paralización reciente del yacimiento de Vaca Muerta en Argentina y el nuevo contrato de corto plazo con Brasil”, afirmó Muriel.

El analista Hugo del Granado mencionó que a nivel mundial al menos 3.000 millones de usuarios, principalmente transportistas, dejaron de demandar combustibles extraídos del petróleo, porque están en cuarentena por el Covid.

“Si bien el coronavirus tendrá menos impacto en el gas natural, éste será afectado por la caída del precio en un 30% aproximadamente, debido a que está indexado a la cotización del petróleo, que descendió. Hoy cotizó en 21 dólares el barril. En el caso de, Bolivia es decir que se tendrá que vender el gas a un precio menor del que se ha vendido hasta ahora”, afirmó.

Sobre las perspectivas del FMI en las economías como Argentina y Brasil, principales compradores del gas boliviano, Del Granado anticipó que se sentirá un efecto negativo, pero que no será determinante porque se tiene contratos suscritos con ambos mercados.

“Ante este panorama, lo que tiene que hacer Bolivia es buscar clientes y acomodar el saldo que se tiene actualmente, es necesario y urgente avanzar en negociaciones para generar ingresos para el país”, sugirió.

Te puede interesar

Otro aporte de Fundación Inesad

Al iniciar este año la Fundación Inesad bajo la coordinación de Beatriz Cristina Muriel Hernández …

Facebook

Twitter

LinkedId