IRD y AFD publican investigaciones sobre la vulnerabilidad al cambio climático y riesgos macroeconómicos

La Paz, 27 mar 2024 (ATB Digital).- Investigadores de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y del Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo (IRD) en Bolivia presentaron importantes estudios sobre la vulnerabilidad al cambio climático y el riesgo macroeconómico. Se trata dos investigaciones, la primera titulada La espiral deuda-clima: doble vulnerabilidad económica y climática, y la segunda Vulnerabilidades del río Pilcomayo a los cambios globales: ¿cómo orientar las investigaciones?

De acuerdo con información institucional, la exposición, denominada ‘Vulnerabilidad económica frente al cambio climático: aportes de la expertise francesa’, se desarrolló el 18 de marzo en instalaciones de la AFD, en la ciudad de La Paz.
Pavel Barron, especialista de la AFD, compartió con los asistentes la investigación titulada: La espiral deuda-clima: doble vulnerabilidad económica y climática, realizada por Bastien Bedossa y publicada por la AFD.

Destacó que el estudio apunta a construir un método para caracterizar situaciones de doble vulnerabilidad climática y macrofinanciera e identificar a los países más sensibles tanto a eventos extremos como a la degradación crónica de las condiciones climáticas.

El trabajo también explora como esta doble vulnerabilidad puede retroalimentarse. Concluye detallando ejemplos de herramientas financieras que se pueden movilizar para mitigar este doble riesgo, tales como conversiones de deuda, cláusulas de suspensión de los reembolsos en caso de fenómeno climático extremo, préstamos de contingencia activable rápidamente ante un evento climático, o “bonos sostenibles”, basados en indicadores de resultado sostenibles o climáticos.

Por otro lado, Marc Pouilly, ecologó, y Eléonore Resongles, hidroquimica, ambos investigadores del IRD, presentaron su investigación titulada Vulnerabilidades del río Pilcomayo a los cambios globales: ¿cómo orientar las investigaciones? Con aportes que dan detalles certeros de los efectos del cambio climático sobre las condiciones socio-ambientales en las comunidades que habitan la cuenca del río.

“Una de las consecuencias del cambio climático y de las activades antrópicas es la pérdida de biodiversidad y de los recursos naturales, tal como el pescado sábalo”, señaló Marc Pouilly.

Sobre la contaminación del río Pilcomayo, con dilatada experiencia, Resongles comento los resultados anteriores y las contradicciones que revelan.

Los investigadores destacaron la importancia de “tener conocimientos sólidos para tomar acciones y proponer soluciones de gestión y de gobernanza de los recursos naturales”. Además de “promover acciones de educación y de capacitación de los jóvenes, buscar la participación de las comunidades en los estudios para armar un sincero y transparente diálogo entre actores del territorio y científicos y favorecer la apropiación de los resultados”.

El acto finalizó con la intervención de los panelistas Daniel Larrea; biólogo de Conservación Amazonica-ACEAA; Beatriz Muriel, economista, vicepresidenta de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas y directora ejecutiva de INESAD; y Pablo Quisbert, historiador miembro de la Sociedad Boliviana de Historia.

Los panelistas reconocieron la importancia de los estudios económicos globales que se enmarcan en la realidad socioeconómica de cada uno de los países, así que la importancia de reflexionar entre países sobre la gestión de los recursos a nivel transfronterizos.

Se observó que la incidencia de los choques climáticos sobre la economía ya es una realidad, y que la calidad del gasto público es un tema de suma importancia para hacer frente a los efectos del cambio climático.

Coincidieron en la importancia de dedicar presupuestos estatales para adaptación a una mejor gestión preventiva de los riesgos climáticos, así como de incluir líneas de contingencia para hacer frente a situaciones de emergencias climáticas. Se sugirió una línea de investigación hacia la construcción, un indicador contrafactual para medir el costo de la inacción, o de lo “no gastado”, para enfrentar las contingencias.

También se cuestionó una nueva vocación territorial del Chaco frente a los desafíos climáticos y el fin de la era del gas. Se acordó que se tiene que integrar el tema social en estas reflexiones con una lógica local y con multiactores.

Finalmente, se valoró el rol de la cooperación internacional para generar una masa crítica de conocimientos en colaboración con think tanks, universidades, investigadores, y también para generar innovaciones financieras.

Fuente: Ahora el Pueblo

Te puede interesar

Empleo: clasismo, política y exclusión

Sandra Villegas Taborga El empleo en Bolivia es una tarea pendiente para el gobierno boliviano …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *