PRESENTAN LIBRO “INVESTIGACIONES PARA EL DESARROLLO ECONÓMICO DE BOLIVIA”

CAF, INESAD y ABCE impulsaron cinco trabajos investigativos de profesionales bolivianos que apuntan a ser un aporte para el desarrollo del país.

Foto. CAF

La Paz, 26 de marzo (Agencia de Noticias para el Desarrollo AND). Como un aporte a una mayor generación de conocimiento en el país, a crear un debate informado y útil para realizar un diseño adecuado de políticas públicas; CAF-banco de desarrollo de América Latina, la Academia Boliviana de Ciencias Económicas (ABCE) y la Fundación INESAD; presentaron el libro “Investigaciones para el Desarrollo de Bolivia”, compuesto por cinco trabajos investigativos de calidad y relevancia para Bolivia -basados en evidencia científica-, realizado por economistas locales.
Las investigaciones son el resultado de la iniciativa de la ABCE, la gestión técnica y operativa de INESAD y la cooperación técnica no reembolsable de CAF y su programa “Fortalecimiento de la Investigación en el Desarrollo Económico en Bolivia”, a través de un fondo de investigación concursable, que convocó a profesionales e investigadores bolivianos que radican en el país a presentar sus propuestas.
Los temas publicados se centran en los ámbitos micro y macro económicos, cuyos títulos son: “Las características y el desarrollo de la economía popular: un modelo formal con evidencia etnográfica”, “Análisis de la desigualdad de largo plazo en Bolivia 1976 – 2012”, “Descentralización en Bolivia: eficacia y externalidades”, “Rent-seeking en un entorno de alta dependencia de recursos naturales: el caso de Bolivia” y “Fluctuaciones cíclicas y cambios de régimen en la economía boliviana, un análisis estructural a partir de un modelo DSGE”.
Durante el acto de presentación del libro, la representante de CAF en Bolivia, Gladis Genua, felicitó a los autores de las investigaciones y destacó que una de las metas de la entidad financiera es también ser un referente a la hora de generar conocimiento de la región, la misma que permita tener elementos fundamentales, a partir de su análisis, tanto en la definición de políticas públicas como en la ejecución de proyectos o para la toma de mejores decisiones en el qué hacer económico y productivo.
“El objetivo fundamental es fomentar que los valiosos diagnósticos, análisis y recomendaciones de políticas públicas contenidos en esta publicación puedan contribuir al debate del desarrollo de Bolivia y con ello apoyar la formulación de iniciativas innovadoras en la agenda pública y privada”, añadió la ejecutiva de CAF.
En el primer capítulo, la investigación de Joaquín Morales y Valeria Salinas, busca explicar por qué ciertos actores de la “economía popular” o informales son prósperos, y como resultado muestra que el éxito económico de esta gente que se dedica al comercio se debe al talento gerencial y organizativo que los conduce a compartir costos en la compra de insumos, tener vínculos estrechos de confianza, cooperación y reputación generados en fiestas populares.
Las recomendaciones del trabajo señalan, entre otros, que una compresión integral de este sector permitiría establecer una política tributaria basada en incentivos reputacionales antes que una política puramente represiva; y que entender este sistema económico daría la posibilidad de aprovechar herramientas de gestión empresariales vinculadas a la cultura e incluir a sus autores en el conjunto de agentes positivos de desarrollo.
En el segundo capítulo, el trabajo de Luis Fernando Castro, Gustavo Zárate y Valeria Salinas, analiza la desigualdad socio-económica en los hogares de Bolivia en el largo plazo, con las varianzas de etnia y género. La investigación  concluye en que el hecho de vivir en el área rural, ser indígenas y ser informal aumenta la desigualdad, y que al contrario los años de educación generan una disminución en la desigualdad. En cuanto a género refleja que ser mujer reduce algo la desigualdad, sobre todo en los estratos superiores donde la tendencia es que esta se reduzca más aceleradamente que en los estratos de índice socio-económico menor.
El tercer capítulo corresponde a Darwin Ugarte y Osmar Bolívar, y está relacionado con la descentralización, donde se evalúa empíricamente la eficacia de las inversiones municipales para cubrir las necesidades locales, y la incidencia del programa del gobierno central “Bolivia Cambia” en las mismas.
Los resultados muestran que un primer periodo con la participación popular la descentralización permitió responder a las necesidades locales de salud y educación más que en el periodo de su profundización, y finalmente, que el programa “Bolivia Cambia” resultó complementario para las inversiones locales grandes, y sustitutiva en las más pequeñas.
El cuarto capítulo pertenece a la investigación de Bernardo Fernández, Marcelo Gantier y Martín Palmero, se refiere a la dependencia de los recursos naturales y los efectos del “rentismo” de los grupos sociales (rent-seeking) sobre el crecimiento del PIB nacional y sobre los niveles del bienestar social, que resultan negativos.
Entre las recomendaciones están la implementación de instrumentos y aplicación de reformas que contribuyan al fortalecimiento de las instituciones del Estado boliviano, como la implementación de plataformas tecnológicas de “gobierno abierto”, modelos de transparencia presupuestaria, aplicación de procedimientos internos de prevención y control para la lucha contra la corrupción, entre otras.
Finalmente el quinto capítulo, resultado del trabajo de David Zeballos, Juan Carlos Heredia y Paola Yujra, se refiere a los choques experimentales de la economía que afectan a las variables macroeconómicas de Bolivia, particularmente en la inflación y en el producto.
Los resultados reflejan que la economía boliviana experimentó importantes cambios de régimen en las últimas dos décadas, como la forma de reacción de la autoridad monetaria frente a desvíos de la inflación y el producto con relación a sus niveles tendenciales, que incidieron en la dinámica económica del país.
Todas las investigaciones publicadas surgieron de un proceso de selección riguroso que fue realizado por un Consejo Evaluador internacional, el mismo que estuvo conformado por cinco doctores en economía de universidades destacadas a nivel mundial: presidido por Albert Berry, profesor de la Universidad de Princeton;  seguido por Gustavo Canaviri, profesor del departamento de Economía de la Universidad EAFIT de Colombia; Mauricio Tejada, profesor del departamento de Economía de la Universidad de Alberto Hurtado de Chile; Lucilla Berniel y Fernando Álvarez, ambos economistas principales de la Dirección de Estudios Macroeconómicos de CAF.
Posteriormente el Comité Científico Revisor Evaluador -compuesto por economistas bolivianos notables como Carlos Gustavo Machicado, Ernesto Yáñez, Iván Finot, Javier Aliaga, Juan Antonio Morales y Oscar Molina-  premió a las mejores propuestas de investigación en desarrollo económico, a las más prometedoras que cumplían el objetivo principal y las directrices de calidad, pertinencia y basada en evidencia. Seguidamente los ganadores desarrollaron las investigaciones que hoy forman parte del libro.

Te puede interesar

Elecciones: iniciativa valiosa

Por: Hernán Zeballos INESAD y la Fundación Konrad Adenauer han tenido la iniciativa valiosa de …

Facebook

Twitter

LinkedId